Top

Altamar Capital Partners celebra su Junta Anual de forma telemática en un año con excelentes resultados de sus fondos

  • La firma comienza una nueva etapa junto con CAM Alternatives que se presenta muy atractiva. Claudio Aguirre y Rolf Wickenkamp explicaron las razones que han llevado a las dos compañías a combinar sus negocios.

 

  • El año 2020 se ha cerrado con casi 7.000 millones de euros comprometidos en fondos subyacentes y se captaron más de 1.000 millones de euros adicionales de compromiso de inversores

 

  • Henry McVey, Socio y Head de Global Macro de KKR analizó el impacto en los mercados públicos y privados de la situación post pandemia y su influencia en la construcción de las carteras de inversión.

 

La Junta Anual de Partícipes de Altamar se celebró el día 9 de junio de forma telemática por segundo año consecutivo y aunque el impacto de la crisis provocada por el COVID-19 estuvo muy presente, también se puso de relieve el optimismo y la esperanza generado por la campaña de vacunación y el esfuerzo de la sociedad en su conjunto. Pese a todo, 2021 no estará exento de grandes retos como la apuesta global por la sostenibilidad o el acelerado proceso de digitalización que estamos viviendo.

 

A la retransmisión de la Junta telemática se inscribieron unas mil personas que pudieron seguir las intervenciones de Claudio Aguirre, José Luis Molina, Rocío Fernández, Marcel Rafart, Miguel Zurita, Fernando Olaso, Ignacio Antoñanzas, Pilar Junco, Antonio Guinea, Antonio Villalba y Enrique Sánchez-Rey. Cerraron la jornada José María Fernández y Rodrigo Echenique.

 

También intervinieron como invitados en la sesión Rolf Wickenkamp, que mantuvo una charla con Claudio Aguirre en la que ambos presentaron su visión compartida tras el acuerdo alcanzado con CAM para la creación de Altamar CAM Partners, y Henry McVey que conversó con José Luis Molina sobre la evolución del entorno macro y de los mercados privados en la nueva situación que dibuja la postpandemia.

 

Claudio Aguirre comenzó su intervención con un recuerdo para las personas e instituciones que se han visto más duramente golpeadas por la crisis del COVID-19 y destacó que gracias a las vacunas y al esfuerzo conjunto de la sociedad estamos en una posición mucho más optimista que hace un año. Hizo un breve repaso por los efectos de la pandemia en la industria del capital privado, tales como la caída del fundraising, que llegó a ser del 19% desde los récords marcados en 2019. Se refirió asimismo al crecimiento del mercado en los últimos años, impulsado sobre todo por el private equity, y al aumento del número de firmas que operan en activos privados. Destacó que el private equity es el activo de mayor rentabilidad desde 2006 y este año volvió a superar a todas las clases de activos.

 

 

En cuanto a la actividad de la firma, Claudio Aguirre destacó que, en lo relativo a inversión, 2020 ha sido un gran año que se ha cerrado con casi 7.000 millones de euros comprometidos en fondos subyacentes / invertidos y en el que se captaron más de 1.000 millones de euros adicionales de compromiso de inversores, por quinto año consecutivo, estimando superar este año 2021 los 9.000 millones de euros en compromisos históricos de inversores. Respecto al equipo humano, en este año se amplió en 10 el número de nuevos profesionales. Destacó el elevado nivel de compromiso de todo el equipo con los inversores y el alto grado de alineamiento de intereses con ellos, ya que los compromisos de inversión del equipo y de los socios de Altamar en sus propios Fondos supera ya los 235 millones de euros. Otro aspecto que el presidente puso de manifiesto es la involucración de más de 130 empleados de Altamar en las actividades de la Fundación, que se han traducido en 34 alianzas e iniciativas dirigidas a cubrir las necesidades de los colectivos más vulnerables y que han beneficiado a más de 600 personas de manera directa y más de 4.500 indirectamente.

 

Por segundo año consecutivo Altamar ha obtenido el premio “Fund of Funds Manager of the Year in Europe, Middle East and Africa (EMEA)” del que Claudio Aguirre afirmó sentirse orgulloso y agradecido.  “Nos produce de nuevo una inmensa satisfacción, ya que representa un reconocimiento a nuestros 17 años de historia, centrados en proporcionar soluciones de inversión en activos privados a Instituciones, family offices y particulares, buscando siempre la preservación de capital, generación de Alpha y un servicio que tratamos de que sea excepcional para todos nuestros partícipes”.

 

Claudio Aguirre también repaso la actividad de fundraising mencionando entre otros el fondo de secundarios ACP S4 y el próximo lanzamiento del séptimo programa de primarios Altamar XI; los nuevos lanzamientos de venture capital, Galdana III y Galdana Asia I; el primer fondo de coinversiones en real assets, ACP Real Assets Sustainable Megatrends, para invertir de manera directa en megatendencias, y el cuarto programa de inversión en fondos de real estate, Altan V.

 

En el área de deuda privada señaló que se están levantando dos fondos para invertir en direct lending y crédito oportunista principalmente en Europa y EEUU, Altamar Private Debt III y AltaCam Global Credit II este último junto con nuestros socios CAM Alternatives. Además, anunció el lanzamiento de un segundo fondo de impacto enfocado en las ciencias de la vida.

 

La intervención del presidente finalizó con un repaso al crecimiento orgánico de la compañía durante estos 17 años de historia y anunció la primera operación de carácter inorgánico de la firma: el acuerdo alcanzado con CAM Alternatives para unir ambos negocios y crear una firma paneuropea e independiente de gestión de activos privados y soluciones de inversión, que contará con 14.000 millones de euros en activos bajo gestión, Altamar CAM Partners.

 

En este punto, Claudio Aguirre invitó a Rolf Wickenkamp, co-CEO y socio fundador de CAM Alternatives a unirse a él en el escenario, para mantener una charla sobre las razones que han llevado a las dos compañías a la combinar sus negocios y analizar los retos a los que se enfrentarán en esta nueva etapa. Rolf Wickenkamp destacó la complementariedad de ambas firmas en cuanto a clientes, geografías y productos, así como la afinidad en cuanto a los valores que las inspiran.

 

Posteriormente, José Luis Molina entrevistó a Henry McVey, socio y head de Global Macro de KKR que analizó el impacto en los mercados públicos y privados de la situación post pandemia y su influencia en la construcción de las carteras de inversión.  En su opinión, el exceso de ahorro generado va a reactivar el consumo en los próximos años, la inflación no va a ser tan alta, aunque los salarios sí que están aumentando y por lo tanto esto será bueno para el consumo. Considera que los tipos reales permanecerán bajos durante bastante tiempo y que las inversiones temáticas serán cada vez más importantes. Respecto al asset allocation Henry destaca que un entorno en el que las rentabilidades esperadas de los activos son más bajas, esto implica la búsqueda de oportunidades con un perfil de riesgo mayor.

 

A continuación, Rocío Fernández desgranó los principales hitos alcanzados por Altamar en materia de sostenibilidad en los últimos años, así como los valores sobre los que la firma sustenta su compromiso con la misma. En este recorrido de Altamar hacia la integración global de los criterios ESG, destacó algunos aspectos como su especial refuerzo en los procedimientos de inversión, el lanzamiento de nuevos productos ESG plus/ impacto y el fortalecimiento del enfoque ESG mediante la integración de Altamar y CAM.

 

Marcel Rafart analizó el mercado de Venture Capital y destacó que la pandemia ha servido de impulso a la revolución digital, la cual está experimentando una gran aceleración, conllevando un creciente riesgo de obsolescencia e incluso de supervivencia para aquella compañía o sector que no se adhiera a esta. También puso el foco en otro aspecto y es que las compañías tecnológicas permanecen en el mercado privado por más tiempo y como consecuencia está siendo generado más valor que nunca en esta fase. Las recientes salidas a bolsa de compañías tecnológicas, a valoraciones muy elevadas, que se han sucedido durante 2020 y lo que llevamos de 2021, son una clara indicación de los beneficios de invertir en la fase privada y vender en la pública.

 

Galdana Ventures asesora actualmente cinco programas. Galdana I con un tamaño de 275 millones de euros completó su cartera durante el primer trimestre de 2018 con un total de 47 compromisos repartidos entre Estados Unidos, Europa, Israel y Asia (principalmente China). Marcel Rafart destacó que la curva J del fondo ha sido muy limitada en el tiempo y que a día de hoy ya se han producido 74 desinversiones de compañías de la cartera subyacente, lo cual ha originado las primeras distribuciones a los inversores del fondo. Un segundo vehículo, Galdana SPV I se levantó para invertir 200 millones de dólares en uno de los gestores de venture capital más reconocidos del mundo. El tercer programa, Galdana II, de 465 millones de euros sigue la misma estrategia de inversión que Galdana I, y acaba de finalizar su capacidad inversora con un total de 91 compromisos en 41 gestores.

 

Actualmente se están levantando el cuarto y quinto programa, Galdana III y Galdana Asia I, cuyo tamaño objetivo es 600 y 200 millones de euros respectivamente. Galdana III sigue la misma estrategia de inversión de Galdana I y II, en cuanto a Galdana Asia I es un programa que invierte en paralelo con Galdana III, pero exclusivamente en Asia, y que se lanza para permitir al inversor la capacidad de ajustar su exposición óptima a esta región.

 

Por su parte Miguel Zurita, que habló de la evolución del mercado de private equity, destacó la resiliencia y rápida recuperación que había tenido durante la crisis del COVID. El fundraising se está ya recuperando tras la ralentización producida durante los confinamientos, y también señaló que en el contexto de un interés creciente por el activo se han alcanzado niveles de dry powder que en el caso de buyouts ha batido un récord histórico en 2020, pero que sin embargo son niveles razonables al compararlos con los niveles de inversión. Otro aspecto que puso de relieve es la recuperación del número de operaciones de buyout tras las caídas de actividad del año pasado, situación parecida a la del mercado de secundarios donde se esperan niveles récord en el 2021.

 

Zurita también analizó la evolución de los fondos de Altamar en esta clase de activo cuyas valoraciones están significativamente por encima de las del año anterior y presentan datos preliminares de 2021 también muy positivos. Puso de manifiesto que el equipo de Private Equity Buyouts de Altamar está muy enfocado en terminar de invertir Altamar X, el programa global de primarios más reciente, que tiene un patrimonio total comprometido de cerca de 750 millones de euros, así como a invertir el cuarto programa de secundarios, ACP Secondaries 4, que ha arrancado con mucho éxito y se encuentra actualmente completando su fundraising con un tamaño objetivo de 750 millones de euros.

 

El mercado de los activos reales y la evolución de los fondos de Altamar en esta clase, fueron analizados por Fernando Olaso, que se centró en el sector inmobiliario e Ignacio Antoñanzas que abordó el de las infraestructuras. Olaso habló de un significativo impacto en el mercado inmobiliario, aunque con importantes disparidades entre sectores, siendo los que más han sufrido retail y hoteles y, en menor medida, oficinas. Durante la segunda mitad de 2020 se ha producido una recuperación gradual y a distintas velocidades. También mencionó el auge de los segmentos denominados “alternativos”, como, por ejemplo, los alojamientos de estudiantes, sector sociosanitario (residencias de mayores, centros sanitarios, parques científicos, etc.) o de infraestructura digital (centros de datos, torres de telecomunicación, etc.). En el futuro, se prevé que estos sectores vayan ganando mayor protagonismo en la construcción de las carteras inmobiliarias de los inversores institucionales.

Con respecto a la evolución de los fondos inmobiliarios de Altamar, Olaso afirmó que se ha producido una evolución desigual de la valoración de la cartera entre sectores más afectados por la crisis sanitaria y sectores favorecidos por megatendencias, en particular residencial, incluidos build to rent y residencias de estudiantes, y logístico. La actividad inversora se ha ralentizado durante 2020, a pesar de lo cual se han producido desinversiones de volumen significativo que han generado un importante nivel de distribuciones. Entre las inversiones destacó las más significativas en el periodo 2020-2021 en los tres sectores que son tendencia: desarrollos tecnológicos, revolución logística y ciencia y salud. Para cerrar este capítulo Fernando Olaso presentó Altan V, un nuevo fondo inmobiliario de alcance global.

En relación con las infraestructuras, Ignacio Antoñanzas destacó el crecimiento de este asset class con una exposición cada día mayor de los inversores institucionales, en un entorno en el que la actividad en infraestructuras se verá incrementada aún más por los planes de los gobiernos y las necesidades derivadas de la transformación digital y la transición energética.  Destacó, además, la evolución positiva de las valoraciones en todos los sectores de infraestructuras, salvo algunos activos del sector transporte. Con respecto a los fondos de Altamar en esta clase de activo destacó que el impacto del COVID-19 fue muy limitado en las valoraciones del primer trimestre y que las valoraciones de las carteras están a día de hoy por encima de los valores previos al comienzo de la pandemia.

 

Para finalizar el capítulo de los activos reales, Pilar Junco, Antonio Guinea, Antonio Villalba y Enrique Sánchez-Rey presentaron algunas de las principales inversiones realizadas en esta área y ligadas a las megatendencias, como por ejemplo una inversión en el mayor operador independiente de torres de telecomunicación en Francia y la inversión en una compañía relacionada con la transición energética, líder en la gestión de plantas descentralizadas de generación de energía para clientes industriales en los países Nórdicos. La última inversión que presentaron hizo referencia a una cartera de centros de I+D y laboratorios en los principales hubs de ciencias de la vida de EE.UU. y Reino Unido.

 

El repaso a la situación de las distintas áreas de la compañía finalizó con el análisis del mercado y la evolución de los fondos de private debt de la mano de José María Fernández y Rodrigo Echenique. En su intervención pusieron el foco en el nuevo fondo AltaCAM Global Credit II (ACGC II) que invertirá en fondos de préstamos directos y crédito oportunista para generar una atractiva rentabilidad en entornos de tipos estables o alcistas, descorrelacionada de otros activos de renta fija y ampliamente diversificada. Respecto al fondo Altamar Private Debt I repasaron las principales cifras y se puso de relieve la rápida recuperación de la valoración del fondo tras las caídas de marzo de 2020.

 

Las exposiciones de los representantes de las áreas de inversión de Altamar despertaron el interés de los asistentes, que les hicieron llegar un buen número de cuestiones que han sido respondidas directamente por correo electrónico por los responsables de cada área.