Top

Beneficiarios Prójimo Próximo

Conoce a Jonathan, Raquel, Dayron, Alicia, Juan José, Fátima and Pedro Manuel, los beneficiarios de la colaboración de la Fundación Altamar con la Fundación Prójimo Próximo.

El objetivo de Prójimo Próximo es ayudar a las personas con discapacidades físicas, mentales y sensoriales, que por la falta de recursos no pueden cubrir sus necesidades básicas. La colaboración de la Fundación Altamar con Prójimo Próximo este año, ha tenido un impacto directo en la vida de siete personas con este tipo de necesidades y en la de sus familias.

Jonathan tiene 32 años y presenta trastorno de afectividad, hipoacusia media por perdida neurosensorial de oído y necesita tratamiento dental financiado por Fundación Altamar.

Aunque Raquel presenta una enfermedad vascular y ha tenido dos embolias pulmonares, tiene una actitud extremadamente positiva y está llena de energía. Raquel necesitaba terminar su tratamiento dental ya que le provocaba un dolor terrible en la mandíbula y en la cabeza. Finalizar el tratamiento ha sido posible gracias a la colaboración entre Fundaciones.

Dayron es un chico muy abierto y despierto, nació con un glaucoma congénito en ambos ojos. Dayron en la actualidad acude a un Institutito de Enseñanza Secundaria, donde cursa sus estudios con apoyo escolar por parte de la ONCE pero necesita reforzar conocimientos en verano con clases particulares financiadas por Fundación Altamar.

Fátima tiene 8 años y padece síndrome de Cornelia. Fátima necesita apoyo constante ya que prácticamente no puede andar. La madre necesitaba con urgencia una silla de paseo adaptada para el peso de su hija, posible gracias a la colaboración.

Juan José recibe pensión por una Incapacidad Permanente. En estos momentos se encuentra muy bien, asiste a terapias con psicólogos y regularmente es seguido por su psiquiatra pero llevaba mucho tiempo sin poder masticar y necesitando una dentadura postiza. Gracias a la Fundación Altamar, Juan José ya tiene una dentadura y puede comer.

Pedro Manuel tiene 58 años sufrió un ictus que aparte de dejar la mitad de su cuerpo paralizada, tuvo serias consecuencias cognitivas. Gracias a la Fundación Altamar, Prójimo Próximo ha colaborado facilitando una silla adaptada para que pueda salir fuera otra vez y ser más independiente.