Altamar

Memoria Anual 2021

Carta de los Socios Fundadores

Claudio Aguirre y José Luis Molina

Claudio Aguirre
Socio Fundador, Presidente y Co-CEO Altamar Capital Partners

José Luis Molina
Socio Fundador, Co-CEO y Co-Chief Investment Officer Altamar Capital Partners

El 2020 ha sido un año de mucho impacto en nuestras vidas, tanto a nivel personal como profesional. Es por ello que nuestro primer recuerdo es para todas las personas e instituciones que han sufrido de manera directa los efectos de la pandemia, a quienes expresamos nuestro reconocimiento y mostramos nuestro apoyo y solidaridad.

Y dentro de este panorama que nos ha tocado vivir, se hace especialmente difícil el poder celebrar todos los avances positivos e hitos que hemos experimentado dentro del grupo Altamar, y que en esta carta os resumimos, con un tono emotivo y en la medida de lo posible, reservado.

Sin duda el desarrollo de las vacunas y el esfuerzo realizado por la sociedad en su conjunto hacen que comencemos esta carta desde una posición mucho más optimista y esperanzada que la del año pasado. En estos meses y de acuerdo a nuestra filosofía y carácter de prudencia, nos hemos organizado para seguir trabajando siempre con dos objetivos: preservar la salud de nuestros empleados y sus familiares, y ser capaces de seguir plenamente operativos y sin perder ninguna oportunidad para nuestros clientes y partícipes. En este sentido, queremos agradecer infinitamente el increíble esfuerzo y profesionalidad que han demostrado todas y cada una de las personas que forman parte de la familia Altamar, que nos han permitido llevar a cabo nuestro desempeño sin ninguna merma en la productividad. Y también queremos dar gracias a Dios porque, a pesar de haber tenido un número limitado de personas contagiadas sobre todo al principio de la pandemia, a día de hoy el 100% del equipo se encuentra bien.

Han sido meses complicados en los que han cambiado las rutinas y las dinámicas de relación con el entorno y entre las personas. Hemos tenido que aprender muchas cosas, no solo desde el punto de vista de la seguridad y la salud, sino también dentro de nuestra industria, pues somos unos cuantos los que pensamos que algunos de los cambios experimentados serán meramente temporales, pero otros muchos serán de carácter permanente. La reactivación de la actividad que hemos ido viviendo a lo largo de los últimos meses y la recuperación de una cierta normalidad en nuestras oficinas, con protocolos adecuados y un plan de contingencia, nos permite ver el futuro con ilusión y energía renovada.

El enfoque en ESG, y en particular en la sostenibilidad, continúa siendo uno de los pilares fundamentales de la actividad de Altamar presente y futura, y donde nos vamos imponiendo metas cada vez más ambiciosas. Confiamos en que construir un futuro mejor para nuestro planeta es clave para el éxito de nuestra sociedad, y es por ello que desde Altamar continuamos fomentando una cultura comprometida con el desarrollo sostenible. Nuestro Plan de Acción Anual de ESG, aprobado por el Comité ESG, del que formamos parte los socios fundadores además de 7 profesionales de nuestro equipo y un consejero dominical, integra indicadores y metas asociados a cada acción establecida, de modo que podamos medir nuestro impacto real sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), permitiendo una mejor monitorización de nuestros avances. Gran parte de las acciones definidas para este ejercicio gira en torno al refuerzo de nuestro “engagement” con los distintos grupos de interés de la firma, con el objetivo de impulsar la consideración de las oportunidades y riesgos de la sostenibilidad en nuestra industria y nuestro entorno de influencia. Parte del éxito a futuro de este esfuerzo es lograr una mayor concienciación colectiva, y nuestra filosofía es tratar de contribuir al máximo en todos los ámbitos en los que tengamos capacidad de influencia.

Como comentábamos al comienzo de esta carta, vamos a repasar de manera resumida algunos de los avances positivos que hemos experimentado durante este difícil ejercicio 2020. Y queremos compartirlos con nuestros partícipes porque, en definitiva, y a pesar de las dificultades, tenemos la obligación de trabajar sin escatimar esfuerzos para tratar de lograr unos buenos resultados para los ahorros que nos habéis confiado, y al mismo tiempo, dar a nuestros partícipes un gran servicio con una vocación de total transparencia, calidad y seriedad.

Por ello nos complace compartir con ustedes un nuevo reconocimiento procedente de los propios profesionales de la industria, al haber conseguido por segundo año consecutivo el premio “Fund of Funds Manager of the Year in Europe, Middle East and Africa (EMEA)” que otorga la revista especializada Private Equity International. Este premio tiene una gran importancia para nosotros ya que implica que la propia industria nos reconoce como excelentes en este segmento un año más, lo que nos hace sentirnos orgullosos del trabajo realizado y ser conscientes de que vamos por el camino correcto con el extraordinario esfuerzo de todo el equipo de profesionales y gracias a la confianza de los partícipes. Hemos puesto a disposición de nuestros clientes e inversores nuestra capacidad de anticipación, nuestro modelo de gestión activa y la aplicación de buenas prácticas en todos los procesos. Esto es lo que reconoce este premio.

En lo que se refiere a la captación de nuevos fondos o “fundraising”, en 2020 se levantó nuevo capital por más de 1.000 millones de euros, lo cual permitió cerrar el año con más de 8.200 millones de euros de patrimonio históricamente comprometido por inversores. Ya es el quinto año consecutivo que superamos la cifra de 1.000 millones de euros de nuevos compromisos, lo que evidencia la confianza que continúan depositando los partícipes en Altamar, basada entre otras razones en la solidez de los retornos obtenidos hasta la fecha.

Desde el punto de vista de la actividad de inversión, durante 2020 se llevaron a cabo inversiones por más de 850 millones de euros en fondos en el mercado primario y secundario, así como en coinversiones directas en compañías.

Por otro lado, queremos de nuevo hacer hincapié en el orgullo que nos produce contar con un extraordinario equipo, que año a año demuestra el valor de su cohesión y de su altísima calidad y profesionalidad. Ello nos ha permitido asimismo continuar reforzando el equipo atrayendo nuevo talento a nuestra firma, y contar a día de hoy con más de 180 personas. Una vez más, queremos darles las gracias y hacer un reconocimiento expreso por su esfuerzo y dedicación en un año tan complicado para todos.

En el ámbito de la internacionalización de la firma, nos gustaría destacar el acuerdo alcanzado en 2021 con la firma alemana Cologne Asset Management (CAM Alternatives) para la creación de una gran firma paneuropea de inversión en activos privados, que tendrá más de 14.000 millones de euros bajo gestión. Si bien aún está pendiente la formalización de la operación, como resultado de la misma veremos reforzada nuestra capacidad de inversión y nuestra presencia internacional, lo que sin duda redundará en beneficio de nuestros inversores.

Por último, queremos hacer unas cuantas observaciones con respecto a la positiva evolución y performance de nuestros fondos durante 2020. Si bien el año comenzó con una enorme incertidumbre y volatilidad, que se plasmó con ciertas caídas en las valoraciones durante la primera mitad de año, la recuperación experimentada en la segunda mitad de año, y especialmente en el cuarto trimestre, provocó que los retornos de 2020 hayan sido muy satisfactorios. Asimismo, durante el 2020 se puso de manifiesto el valor que tiene la diversificación que aporta a las carteras el contar con distintos tipos de activos, y especialmente los de los mercados privados, ya que en momentos de turbulencias los distintos activos privados han contribuido significativamente a minorar la volatilidad de las carteras, tal y como explicamos a continuación.

Buyouts. Durante el año 2020, el mercado de buyouts ha sufrido las consecuencias y oportunidades derivadas de la crisis del COVID-19. Así, desde el comienzo de la crisis hasta mediados del año, el mercado de buyouts sufrió una caída en sus volúmenes de actividad, como consecuencia de la incertidumbre económica existente, por lo que, durante esos meses, la actividad de inversión y desinversión llevada a cabo por los gestores fue menor y estuvo muy centrada en aquellos sectores menos afectados, tales como tecnología y salud. Estos menores volúmenes también afectaron al mercado secundario, si bien durante la segunda mitad del año, el número de operaciones cerradas creció y surgieron interesantes oportunidades de inversión centradas sobre todo en carteras con exposición a sectores menos impactados por la crisis sanitaria. En términos de performance durante el 2020, cabe resaltar que, si bien las caídas iniciales en valoración en buyouts fueron más pronunciadas que en otros activos durante la primera mitad de año, las caídas fueron (i) más moderadas que las experimentadas en Bolsa, y (ii) mostraron una sólida recuperación en la segunda mitad del año, terminando el ejercicio con un muy satisfactorio retorno positivo.

Venture Tecnológico. Uno de los efectos de la crisis sanitaria ha sido la aceleración del proceso de digitalización que afecta a las empresas y a las personas en su día a día, y que ha generado un fuerte repunte del venture capital que desde Galdana Ventures estamos aprovechando, invirtiendo de la mano de los mejores gestores del mundo. En estos últimos meses se ha terminado de invertir nuestro segundo programa global, Galdana II, de 465 millones de euros, que sigue la misma estrategia de inversión de Galdana I. Como consecuencia de la aceleración de la actividad de las empresas tecnológicas, la cartera de inversión de los fondos de Galdana, que incluye asimismo el vehículo de coinversión Galdana SPV I SCA SICAV-RAIF, ha mostrado una evolución muy favorable en 2020 en términos de creación de valor, que se ha materializado en algunos casos en un número importante de exitosas salidas a bolsa.

Venture Ciencias de la Vida (Life Sciences). Sin duda, otro hecho que la crisis del Coronavirus SARS-CoV-2 ha puesto de manifiesto es la importancia del sector de ciencias de la vida (o LifeSciences) que, por otra parte, está disfrutando de un periodo de extraordinaria expansión y desarrollo tanto en el flujo de entrada de capital de inversión para la investigación, como en los resultados a nivel científico. Claramente se ha demostrado durante los últimos 12-18 meses cómo la inversión procedente de los mercados privados está teniendo un impacto extraordinario en la aceleración de los logros científicos, de los que tanto depende la sociedad en todo el mundo. Como bien sabéis, en Altamar llevamos varios años participando activamente en el desarrollo y la inversión dentro del ecosistema de ciencias de la vida a través de nuestro partnership con Alta Life Sciences. Desde el fondo Alta Life Sciences Spain I FCR hemos invertido 29 millones de euros en 9 compañías, cuyos equipos están trabajando en el desarrollo de nuevas terapias para enfermedades como el cáncer, las asociadas a procesos de calcificación vascular, sepsis, enfermedades neurológicas, en soluciones tecnológicas dentro del mundo del diagnóstico, y en una en concreto denominada Binx, especializada en proveer sistemas muy novedosos y más eficientes para la analítica y diagnóstico mediante una plataforma digital, tanto para enfermedades de transmisión sexual, como para la realización de pruebas PCR para la detección del SARS-CoV-2.

Activos Reales. Inmobiliario e Infraestructuras. Los activos reales has sido uno de los grandes protagonistas del crecimiento de los activos privados durante los últimos años, y esperamos que continúen por la misma senda en un futuro próximo. La experiencia, track-record y acceso a los mejores gestores por parte de nuestros equipos ha resultado en el exitoso cierre de nuestro segundo programa de infraestructuras (Altamar Infrastructure Income II FCR) que finalmente ascendió a un patrimonio total comprometido por inversores de 430 millones de euros, y que se encuentra en pleno periodo de inversión. Este nuevo fondo continúa con la misma filosofía de inversión del primer fondo de esta familia, que durante los últimos años ha sido capaz de generar una apreciación de valor en la cartera de inversiones, así como contribuir con una yield anual media del 3% durante los últimos dos años. Este es un activo cada vez más demandado por los partícipes como una buena alternativa a la deuda, dado su perfil de generación de cash flows a largo plazo y por tanto de yield.

Por su parte, el mercado inmobiliario ha sido probablemente el sector que se ha visto más condicionado por la irrupción de la pandemia, lo que ha provocado una caída de la actividad inversora, en el ámbito global, de un 40%. En cualquier caso, gracias a la filosofía de inversión, diversificación y gestión especializada de nuestra estrategia de construcción de carteras, hemos sido capaces de navegar estas turbulentas aguas de manera satisfactoria, sufriendo menores caídas que el resto del sector durante los peores momentos, y empezamos ahora a ver cierta recuperación. Altamar Real Estate cuenta con una posición privilegiada para afrontar los desafíos de futuro y capturar el marco de oportunidad que ofrecen las nuevas realidades en el mercado inmobiliario. En este sentido, durante 2021 lanzaremos Altan V Inmobiliario Global, IICIICIL, que desarrollará una estrategia similar a la de los fondos predecesores.

Por último, y siguiendo dentro del mundo de los activos reales y de las oportunidades que se presentan por las nuevas “macro-tendencias” que estamos viviendo, y que tanta conexión tienen con el mundo inmobiliario y de infraestructuras, nos complace anunciar que estamos en pleno lanzamiento en el año 2021 de un nuevo programa de inversión denominado ACP Real Assets Sustainable Megatrends FCR, fondo global de coinversiones en activos reales con enfoque exclusivo en 6 “macro-tendencias” que pensamos tendrán un gran impacto y potencial de revalorización. Se trata de temáticas como a transformación digital, ciencia y salud, nuevas formas de vivir, la transición energética, la revolución logística derivada del incremento del comercio electrónico, y el enfoque en el desarrollo de ciudades sostenibles. Este nuevo programa de inversión tendrá un claro compromiso con la sostenibilidad mediante la inversión en proyectos que juegan un papel crítico en la creación de un futuro sostenible para la sociedad

Deuda Privada (Private Credit). Otra categoría de activo que contribuye a la diversificación de nuestras carteras de inversión es la deuda privada, que se consolida como una clara alternativa a los mercados tradicionales a causa de distorsión en los mercados tradicionales de renta fija producida por la desintermediación del sistema financiero/ bancario tradicional, la crisis del -19, y los impactos derivados de las políticas monetarias ultra expansivas, llevadas a cabo durante los últimos años. En estas condiciones de mercado y dada la magnífica oportunidad de inversión que este activo representa para nuestros partícipes, desde Altamar decidimos hace un año reforzar nuestra plataforma a través de la joint-venture con CAM Alternatives, AltaCAM. Desde AltaCAM hemos querido diseñar un producto que permita el acceso a los inversores a las sub-estrategias de la deuda privada que pensamos ofrecen los mejores retornos ajustado a riesgo en el contexto actual, y para ello hemos lanzado durante el principio de 2021 nuestro segundo programa, denominado AltaCAM Global Credit II SCA SICAV-RAIF.

No queremos terminar esta carta sin mencionar los magníficos progresos que año a año se vienen produciendo de la mano de la Fundación Altamar, que ha sido el vehículo que ha puesto en evidencia, en estos tiempos de pandemia, la dimensión más solidaria del equipo de Altamar. Más de 130 empleados de las cuatro oficinas de Altamar en todo el mundo se han involucrado en los programas solidarios de la Fundación Altamar, enfocados en la acción social en materias de salud y educación, y que han contribuido no solo con nuestra aportación financiera a determinados proyectos, sino también a que toda nuestra plantilla se sensibilice con la realidad de los colectivos a los que apoyamos, y fomentando a que se colabore de manera individual por toda la familia Altamar en uno de nuestros grandes objetivos, que es contribuir a través de nuestra responsabilidad individual y colectiva a construir una sociedad mejor.

firma Claudi Aguirre

Claudio Aguirre

firma José Luis Molina

José Luis Molina